Andrea Legarreta no se quiebra frente al dolor